Latonería y pintura

Una miscelánea / A miscellanea

Lucas Ospina






El Ángel Exterminador

«—Lucas, qué raro, no está Lucas. Arriba nos recogeran los abrigos, pasen por favor…»

Diez tesis sobre la violencia de la Economía Naranja

«Lo “desconocido conocido” del discurso de la Economía Naranja del gobierno Duque se traduce en un amplio abanico de violencias que deberá enfrentar cualquiera que pretenda usar el arte y la cultura por fuera de los causes del emprendimiento trazados por esta política empresarial de conquista territorial: acoso, chuzadas, intimidación, censura, allanamiento, indolencia, embrutecimiento, gentrificación, precarización, exclusión, recortes, despidos, renuncias, cierre, desaparición, muerte.»

Sobre periodistas y sicarios: anatomía de una entrevista

«Lo que Kraus hace blanco de su sátira son la glorificación oportunista, la trivialización de inmoralidades, el ejercicio de la pereza mental, los valores falsos y la fatuidad que determinaron las sociedades alemana y austriaca que incubaron el nacionalsocialismo.»

Diario del año de la peste

«…a veces dibuja y a veces escribe. Esta vez hizo ambas cosas para armar un diario de la pandemia, una especie de bitácora de dibujos sobre la cuarentena. Recoge noticias, frases de libros, diálogos de películas y letras de canciones.»

10 variaciones sobre tipografía, arte y poder

«Si dios está en los detalles, la tipografía es un campo de diabluras: hay tipógrafos ilustrados que ponen los puntos sobre las íes y discuten en el vaticano de las letras sobre la naturaleza mundana de un signo que sufrió la desviación de una puntica; otros, más iconoclastas, se ensayan en darle una interpretación política al fascismo de una tipografía dominante y hacen hogueras con manuales de imagen corporativa: la información es poder y la tipografía comunica ideología.»

Guía del Descarrillado

“Sé que intentar cambiar la realidad con poesía es como intentar descarrilar un tren atravesándole una rosa en la carrilera.»

8 pinturas

“Si yo pinto algo, yo no quiero explicar lo que es.”

Feliza Bursztyn: “En un país de machistas, ¡hágase la loca!”

«¿Le gustó el Congreso de Brujería al que asistió recientemente? Divertidísimo. Es el mejor símbolo del país. Creo que eso y Planeación Nacional, nos representan mejor que un cuadro de Alejandro Obregón. Ahí expuse en el Salón de Artes Plásticas una escultura que se llamaba El Bebé de Rosemary. Una cuna negra, con negros paños, sobre un estrado blanco. Las chicas que hacían la limpieza del salón, comentaban mientras miraban aterradas: eso debe ser algo así como la muerte.»

Los expresidentes comprometidos: collage de arte y poder

«Comprendo una vez más que el arte contemporáneo exige el bálsamo de la risa, el escarceo, ¡Decididamente, tiene la palabra Triztan Tzara!
—Gloria Serrano, Presidenta, ACCA (Asociación Colombiana de Curadores de Arte)»

Los peripatéticos

Si te sientes dispuesto a abandonar padre y madre, hermano y hermana, esposa, hijo y amigos, y a no volver a verlos nunca; si has pagado tus deudas, hecho testamento, puesto en orden todos tus asuntos y eres un hombre libre; si es así, estás listo para una caminata.

Lucas Ospina en “Otros salones”

“Pues dibuje, pero trate de hacerlo bien; porque mire esas manos, mire esta escala y mire todas las cosas que está mezclando. Y claro, usted puede ver a otros artistas; pero, también, trate de distanciarse de ellos”

Blanco sobre (cubo) blanco: notas sobre museos públicos y espacios privados

“Nuestra época tiene en todo la manía de no querer mostrar las cosas sino en el ambiente que las rodea en la realidad, y con ello suprime lo esencial, esto es, el acto de inteligencia que las aisló de lo real. Se presenta un cuadro entre muebles, figurillas y cortinas de la misma época, en medio de un decorado insípido que domina la señora de cualquier palacio de hoy, gracias a las horas pasadas en bibliotecas y archivos, aunque fuera hasta ayer una ignorante; y en ese ambiente, la obra magistral que admiramos al mismo tiempo de estar cenando no nos inspira el mismo gozo embriagador que se le puede pedir a una sala de museo, sala que simboliza mucho mejor, por su desnudez y su carencia de particularidades, los espacios interiores donde el artista se abstrajo para la creación”

El lobo bajo la túnica

«La lengua puede ser un miembro indócil, pero el silencio envenena el alma. Reprócheme quien quiera. Yo estoy contento.»

Libro de visitas: Colegio, Monumento, Iglesia, Castro, Carlos

«La crítica es parte del ejercicio coral de los hombres en su afán de comprensión. La crítica es un fragmento más de la obra, una facultad adventicia —extraña o que sobreviene, a diferencia de lo propio y natural—, un registro que se suma a un paisaje amplio y plural que excede la esfera personal, entra en la esfera pública, lee lo expuesto a la luz de un problema y comparte las preguntas que parecen inquietar al artista en la mente del lector.»

La Universidad de los Andes contra la Universidad de los Andes

“Lamentamos que ustedes hayan optado por hacer públicos los desacuerdos, contrariando así una de las más claras tradiciones uniandinas, cual es la de tramitar dentro de nuestra propia institución las naturales diferencias que surgen en la vida universitaria”

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.


“Ahí está mi vida, por qué no, es una, si quieres, si debes, no digo que no, esta noche. Tiene que haber una, parece, una vez que hay discurso, no hay necesidad de una historia, una historia no es obligatoria, solo una vida, ese es el error que cometí, uno de los errores, haber querido una historia para mí mientras que la vida sola es suficiente » —Samuel Beckett, Historias y textos para nada

«Todos estamos a un mínimo compás de convertirnos en música de ascensor» [“We’re all one beat away from becoming elevator music.”]
—Don DeLillo

«A los que no saben que el mundo está en llamas, no tengo nada que decirles».—Bertolt Brecht

«Luchas contra tu superioridad, tu trivialidad, procurando no tener unas expectativas irreales sobre la gente, relacionándote con los demás sin una sobrecarga de parcialidad, esperanza o arrogancia, lo menos parecido a un carro de combate que te es posible, sin cañón ni ametralladoras ni un blindaje de acero con un grosor de quince centímetros. No te acercas a ellos en actitud amenazante, sino que lo haces con tus dos pies y no arrancando la hierba con las articulaciones de una oruga, te enfrentas a ellos sin prejuicios, como iguales, de hombre a hombre, como solíamos decir, y sin embargo siempre los malentiendes. Es como si tuvieras el cerebro de un carro de combate. Los malentiendes antes de reunirte con ellos, mientras esperas el momento del encuentro; los malentiendes cuando estás junto a ellos, y luego, al volver a casa y contarle a alguien el encuentro, vuelves a malentenderlos. Puesto que, en general, lo mismo les sucede a ellos con respecto a ti, todo esto resulta en verdad una ilusión deslumbradora carente de toda percepción, una asombrosa farsa de incomprensión. Y no obstante, ¿qué vamos a hacer acerca de esta cuestión importantísima del prójimo, que se vacía del significado que creemos que tiene y adopta en cambio un significado ridículo, tan mal pertrechados estamos para imaginar el funcionamiento interno y los propósitos invisibles de otra persona? ¿Acaso todo el mundo ha de retirarse, cerrar la puerta y mantenerse apartado, como lo hacen los escritores solitarios, en una celda insonorizada, creando personajes con palabras y proponiendo entonces que esos seres verbales están más cerca del ser humano auténtico que las personas reales a las que mutilamos a diario con nuestra ignorancia? En cualquier caso, sigue siendo cierto que de lo que se trata en la vida no es de entender bien al prójimo. Vivir consiste en malentenderlo, malentenderlo una vez y otra y muchas más, y entonces, tras una cuidadosa reflexión, malentenderlo de nuevo. Así sabemos que estamos vivos, porque nos equivocamos. Tal vez lo mejor sería prescindir de si acertamos o nos equivocamos con respecto a los demás, y limitarnos a relacionarnos con ellos de acuerdo con nuestros intereses. Pero si usted puede hacer eso … en fin, es afortunado.» —Pastoral americana, Phillip Roth

“Convertir el delirio en razón sin abolirlo es el gran logro de la poesía” —María Zambrano

«El ojo que ves no es ojo porque tú lo veas; es ojo porque te ve» —Antonio Machado


— Ja, ja, ¿esto qué representa?

— ¿Usted qué representa?

How to Look at a Cubist Painting (1946), Ad Reinhardt



«Los elefantes están felices. Vuelan por el cielo. Los elefantes están felices porque tienen paz. ¿Por cuánto tiempo han tenido paz los elefantes? ¡Ay, ay! Nadie puede decirlo.»

—John Heartfield